Karim Rashid, “sensualismo” en estado puro

Diseñador Karim Rashid

Karim Rashid, “sensualismo” en estado puro

Abrimos esta sección con uno de los diseñadores más polifacéticos, carismáticos y mediáticos del momento: Karim Rashid. Estrella inconfundible, versátil, vanguardista, rompedor, transgresor, apasionado del color y de las formas fluidas y orgánicas, se le reconocerá allí donde vaya por su estilo inconfundible, definido por él mismo como “minimalismo sensual” o “sensualismo” y por su vestimenta rosa chicle o blanco nuclear.

Nacido en El Cairo (1960), medio egipcio medio inglés, se graduó en diseño industrial en Ottawa (Canadá) y hoy vive y trabaja en Nueva York. Conocido como “el poeta del plástico”, diseña todo lo diseñable. Lleva más de 300 premios y 3.000 productos a sus espaldas y entre ellos pueden encontrarse desde mobiliario a complementos de moda, desde accesorios para la casa a packaging publicitario, desde cafés a stands, desde lámparas a relojes, mil y un diseños que no dejan indiferente, algunos de los cuales se exponen en las colecciones permanentes de 14 museos, incluyendo el MOMA de Nueva York.

interia_karim_rashid_03

Igual de variados son sus clientes: Desde Alessi, Kenzo o Prada a Carolina Herrera, Sony o Coca Cola, colabora con numerosas marcas en más de 30 países y es que Karim posee una visión de un mundo fluida y sin fronteras, una especie de apátrida interesado en la fusión y diversidad cultural, en el futuro más que en el pasado, en el acercamiento del diseño a las masas. Es autor de diversos libros, como I want to change the World (la idea que lo llevó a convertirse en diseñador); Evolution; Design Your Self, una personal guía de ayuda para redefinir el estilo de vida, o Digipop, donde realiza una exploración del diseño informático en 3D (de la cual su primera mujer, la pintora digital Megan Lang es una importante exponente).

interia_karim_rashid_04

Lo que tenemos en común con él: Su mensaje “democratizador del diseño”, su creencia en un mundo donde las formas contemporáneas y de calidad estén al alcance de las masas, sin limitaciones por precio ni por funcionalidad y su defensa del diseño como algo libre e inspirador que tiene como objetivo hacer del mundo un lugar mejor, más sensual, más cómodo y bonito.

Nuestra cita favorita:
“Habré lanzado unos 2.500 productos, pero para llegar hasta ellos, calculo que habré dibujado unos 70.000. Es decir, que de cada 30 ideas sólo una es válida”.

interia_karim_rashid_05

Le vemos: Reminiscencias de Andy Warhol (por la conversión del arte en cultura popular) y una cierta evocación a nuestra nacional Agatha Ruiz de la Prada (por su apuesta por el color y por la diversidad de disciplinas que trasciende).

NOTA: A Karim Rashid le vimos en la pasada feria de Milán, vestido como de costumbre de rosa impoluto sobre su sofá hotdog ante la atenta mirada de cientos de objetivos y micrófonos enfocando hacia él (damos fe de que era así aunque en la foto no se aprecie). Toda una experiencia encontrarse en vivo frente a esta exprimidora creativa. Os dejamos el recuerdo…

interia_karim_rashid_06

1Comentario
  • Juan F. de la Torre

    27 octubre, 2010 En 6:37 pm Responder

    Alá es grande, sobre todo cuando desaparece. No creo que nunca fuera capaz de vestirme como el buen señor -aparte de que parecería un globo de fiesta de niños- pero a él le queda como Dios -¡vaya, empiezo por Alá y acabo en Dios, mecachis!- y lo que hace es interesante, preciso y de una definición geométrica que poca gente es capaz de concebir. Quizá, tanta precisión como los diseñadores de coches.

Publicar un comentario